Comunicación

El fracaso como camino al éxito

Algo esta empezando a cambiar. Ya no se podrá decir que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Es que después de siglos de caídas, hemos decidido aprender de los errores. Al menos así lo demuestran iniciativas impulsadas por emprendedores, empresarios y aún por el propio gobierno.
Lo cierto es que en una sociedad tan exitista como la nuestra, no es fácil aceptar el fracaso. Parecería que no hay lugar para el error y que si nos equivocamos, hay que ocultarlo bajo la alfombra y seguir como si nada hubiera pasado.
Tal vez pensamos así porque desde muy temprano, pretendemos aprender y entender el mundo a partir de “casos de éxito” sin siquiera sospechar que la mayoría de ellos, se erigen sobre un cúmulo de fracasos.
Pero hay buenas noticias. Hemos empezado a sincerarnos y cada vez son mas los que están dispuestos a reconocer públicamente sus errores.
Por eso, cuando Jorge Lanata reconoció que “El Argentino más Inteligente” se había levantado del aire porque era un fracaso, a nadie le llamó la atención.
De hecho, algunas organizaciones han hecho del “permiso” para fallar uno de los pilares de su cultura empresaria. Amazon es una de ellas.

Para Jeffrey Bezos, su fundador y CEO, quienes trabajan en Amazon, están “en el mejor lugar del mundo para fallar. Y tenemos mucha práctica en eso. Porque el fracaso y la innovación van de la mano (…) La organizaciones abrazan la idea de innovar pero no están dispuestos a pagar el costo de fracasar para alcanzarlo.”
Es que aquí radica el verdadero peligro del fracaso. El miedo a equivocarse y a ser sancionado por eso, nos impide asumir nuevos riesgos, crear. Y como diría Bezos, “si no experimentamos, no hay aprendizaje y tampoco, progreso”.
Fuckup Nights es un movimiento que nació en México en 2012 cuando un grupo de jóvenes emprendedores decidió ”confesarse” mutuamente sus fracasos. La iniciativa se propagó rápidamente y hoy, miles los jóvenes de todo el mundo comparten sus “casos de fracaso”.
Pero reconocer el error es condición necesaria pero no suficiente. El fracaso se convierte en camino para el éxito sólo cuando estamos dispuestos a aprender de el.
Para capitalizar las experiencias fallidas que surgen en Fuckup Nights se creó el Instituto del Fracaso un área de investigación que busca descubrir y estudiar los motivos por los que, el 75 % de los startups “mueren” antes de los dos años.
El gobierno de Macri parece estar intentando este camino. En varias ocasiones reconoció haberte equivocado y dio marcha atrás. Por ejemplo, cuando nombró por decreto de Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz para ocupar las vacantes en la Corte Suprema de Justicia o sobre el aumento en la Coparticipación a la Ciudad de Buenos Aires cuando días antes, Macri había derogado ese beneficio para las provincias.
Pero la autocrítica sola no alcanza. Es hora de que los argentinos liberemos de los históricos “ciclos” de la política o de la economía argentina. “Ciclos” que no son más que una forma elegante de decir que seguimos repitiendo los mismos errores y por lo tanto, sufriendo las mismas consecuencias.
Pareciera que hoy tenemos ante nosotros una nueva oportunidad de aprender de los errores del pasado y trabajar para no repetirlos. ¿Sabremos aprovecharla? El cambio comienza por cada uno de nosotros.

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *