Comunicación

Elecciones con más gusto a “campaña de comunicación” que a política

Estamos llegando al fin de la campaña electoral y tal vez por deformación profesional, la mayor parte del tiempo sentí más que estaba asistiendo a una cátedra de comunicación que a una campaña política.

Es que a esta campaña le faltaron propuestas y esa carencia se suplió con una potente estrategia de comunicación donde no faltó ningún ingrediente.

Veamos aquí las algunas de las tácticas desplegadas:

  • Asesoramiento profesional, ambos candidatos buscaron asesoramiento profesional y para ello, contrataron a gurúes de renombre internacional. Sin duda, la comunicación no es tarea para aficionados o amateurs.
  • Un potente slogan o claim de campaña que en pocas palabras (en caso de Cambiemos fue una sola) pueda transmitir la idea fuerza de la propuesta.
  • Definición del público objetivo. Macri desplegó distintas acciones orientadas a captar por ejemplo, el voto femenino. Más tarde, apuntó a los votantes de Massa y hacia el final, rápido de reflejos, se dirigió a los votantes del oficialismo. Scioli en cambio, durante toda la campaña apuntó al núcleo duro del peronismo: a los trabajadores y a la clase media. Si bien tuvo un tímido acercamiento a los votantes de Massa y Macri con el “te escuché” no persistió en el esfuerzo y rápidamente volvió a refugiarse en su base electoral.
  • Mensajes claves que cuidadosamente planificados, se repiten una y otra vez hasta penetrar en el electorado. Como vimos en Argentina Debate, no importa cuál es la pregunta. La consigna es aprovechar cualquier oportunidad para “pasar mensajes”, como se dice en la jerga.
  • Qs & As (Questions and Answers) respuestas pre-elaboradas a potenciales preguntas para evitar momentos incómodos y continuar reforzando los mensajes.
  • El lenguaje no verbal es un camino difícil de transitar porque la gestualidad es espontánea e inconsciente pero con entrenamiento, se intenta controlar. Macri lo logra más que Scioli. En lo que respecta a la vestimenta por ejemplo, Scioli se caracteriza por el uso de una corbata celeste sobre camisa blanca dibujando una bandera en su pecho. Macri, mas informal y sin corbata se muestra en plena “acción”.
  • Cerca de la gente: para ser creíble, la comunicación debe ser cercana. Acciones como “invitame a tu casa” o las recorridas por los barrios y provincias responden a esta consigna.
  • Predominancia de las imágenes. Sin duda, esta campaña tuvo mucho contenido visual: imágenes fuertes y espontáneas que pronto se convertían en flyers para distribuir en redes sociales, videos o gráficas.
  • Terceros creíbles: la posibilidad de contar con diversos voceros suele sumar efectividad. Actores, personalidades de la farándula, escritores e intelectuales se sumaron activamente a la campaña explicitando su voto y tratando de traccionar a los votantes. Cristina Kirchner pretendió funcionar como tal pero sus participaciones no tuvieron mucho éxito. Mientras que en Cambiemos, la gobernadora electa de la Pcia de Buenos Aires, se convirtió en la intercesora por excelencia.

En síntesis, una campaña de Manual y con mucho para aprender.

Después del domingo, veremos quién pasó el examen.

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *