Comunicación

Verdad o consecuencia

Este el nombre de un juego de mesa que consiste en tomar una tarjeta al azar y elegir entre responder una pregunta o cumplir con una prenda o “consecuencia”. Si los demás jugadores consideran que hemos contestado con la verdad o que hemos cumplido con la “consecuencia” correctamente, acumularemos puntos y finalmente, ganaremos el juego.

El juego es divertido pero su nombre es falaz. En la vida real, no es posible elegir entre “verdad” o “consecuencia”. La verdad y en su defecto la mentira, siempre tienen consecuencias.

Si no, preguntémosle a Jeb Bush, ex-gobernador de Florida y pre-candidato a presidente de USA por el partido republicano.

Jeb Bush mintió al inscribirse como “hispano” en un registro electoral en 2009 y hoy está asumiendo el costo político de esta acción lo cual puede dar por tierra con sus aspiraciones de ser presidente.

Es que nunca sabemos cuál puede ser la consecuencia final de una mentira. Peor aún si no estamos dispuestos a hacernos responsables de la equivocación. Lo cual es fundamental para frenar la escalada de cualquier crisis. Inclusive aquellas que, como esta, son auto-provocadas porque se generan a partir de nuestros propios errores e imprudencias.

Pero volviendo al tema, Jeb Bush no sólo mintió sino que sostuvo la mentira y con su hijo como cómplice, pretendió engañar al público bromeando sobre un supuesto error al completar el documento: “Pero hombre, papá, creo que marcaste la casilla equivocada”, escribió Jeb Bush Jr. al retuitear la historia del diario neoyorquino donde apareció la denuncia. A lo que su padre respondió “¡Error mío! pero no creo que haya logrado engañar a nadie”, repitiendo el hashtag de “latino honorífico”.

Por último, ¿qué opinan del papel que jugó Jeb Bush Jr.? Me parece estar escuchándolos. Tienen razón. Coincido. Los modelos de vida se transmiten de padres a hijos y parece que Jeb Bush Jr. tampoco aprendió esto de “verdad y consecuencia”.

2 thoughts on “Verdad o consecuencia”

  1. Gustavo Gavazza en LinkedIn escribió: “Muy buena la nota ! Si bien la integridad hay que formarla dia a dia, es fundamental la base que las personas reciban desde el seno de la familia por un lado y la educaciòn y ejemplos que la sociedad pueda brindarle. Lamentablemente hoy hay una cultura de “impunidad” para acciones que bordean la corrupciòn que va a llevar mucho tiempo revertir.”

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *